sábado, 20 de febrero de 2010

¡EL BOJ-PROPIEDADES CURATIVAS!


El boj /Nombre científico: Buxus sempervirens.

Origen:
Es una especie originaria de Europa, norte de África y oeste de Asia.
Familia:
Buxaceae.
Características
Hojas: Las hojas de este arbusto son opuestas y coriáceas de unos 3 cm, de color verde oscuro y con los bordes ligeramente enrollados.
Flores: Las flores de este ejemplar no son tan llamativas, ya que son pequeñas de color blanquecina o crema, y están dispuestas en inflorescencias axilares de 5 mm de diámetro.
Tallo: El boj tiene una corteza pardo-clara, por lo general agrietada.
Estilo: Es un arbusto perenne muy resistente.
Altura: No sobrepasa los cinco metros de altitud.
Cuidado
Riego: En verano, conviene dejar secar ligeramente la tierra antes de volver a regar, evitando los encharcamientos, pero siempre debe estar húmedo el sustrato. En invierno no hay que regar con tanta regularidad.
Luz: El boj prefiere exposiciones a semisombra, aunque tolera el sol, siempre y cuando se riegue de forma que el suelo se quede siempre ligeramente húmedo.
Temperatura: Resiste a la perfeccción el frío, el viento y la sequía. En invierno prefiere una temperatura fresca, de 3 a 10º C. En primavera y en verano, es preciso sacarla al jardín o la terraza.
Sustrato: Se adapta a todos los suelos, aunque prefiere los sustratos sueltos y algo calizos.
Multiplicación: Este proceso se realiza normalmente por esquejes en macetas con arena y turba a partes iguales a mediados de otoño. Por semillas se hace en primavera o en otoño.
Floración: A finales de primavera o principios de verano salen unas flores pequeñas blancas o color crema.
Otros datos de interés
¿Jardín o macetero?: El boj es una buena planta de hoja perenne para macetas y además, es una planta muy apreciada en el mundo de la jardinería porque se pueden formar setos y realizar arte topiario con esta especie.
Curiosidades
Se caracteriza por su gran resistencia y su fácil mantenimiento. Eso sí, se ha de tener un poco de paciencia con su crecimiento, ya que es muy lento, pero productivo.

La madera de boj se utiliza para el grabado, la escultura y la taracea, ya que es muy dura y homogénea. Hay que tener cuidado con sus hojas y semillas, porque son venenosas. Las ramas del boj también se usan para la confección de ramos de flores, centros de mesa y muchos usos más.
Es un ejemplar que tiene propiedades homeopáticas y se usa contra el reumatismo.

Aplicación:
En la corteza de los tallos y raíces, así como en las hojas, se encuentra el principal alcaloide de esta planta, la buxina, que es la que le confiere sus propiedades; también tiene un aceite esencial y taninos. Los alcaloides del boj tienen propiedades sudoríficas, laxante-purgantes (según la dosificación) cardiotónicas y favorecedoras de la expulsión de bilis. Por todo ello está indicada en problemas de vesícula biliar, estreñimiento (donde hay que regular bien la dosis) y también se emplea como antiséptico externo, estando especialmente recomendado en afecciones del cuero cabelludo.
Antiguamente se utilizaba el boj como sustitutivo de la quinina en casos de malaria. Las hojas, asimismo, sirven para preparar compresas o baños para tratar dolores reumáticos, gota y erupciones cutáneas.
Parece ser que existen referencias de esta planta desde la Edad Media; luego, en el Renacimiento, se le atribuyeron multitud de efectos terapéuticos que posteriormente han ido perdiendo crédito. Uno de ellos se refería a su "maravillosa" acción contra la calvicie; al respecto existe una anécdota, documentada por escrito, de una mujer que, habiéndose quedado calva, se frotó cabeza, cara y cuello con una decocción de la planta, con lo que consiguió hacer crecer no sólo una bonita cabellera sino además una espesa capa de vello en cara y cuello. Hoy día, esta aplicación está totalmente descartada, y no sólo en el boj sino en más del 99% de las preparaciones que existen actualmente en el mercado para tratar la alopecia. Tal como reza el dicho popular, "lo único que detiene la caída del cabello es el suelo."
Administración:
Solo debe emplearse bajo prescripción médica por los efectos secundarios que puede acarrear, entre los que caben destacar dolores de tipo cólico, irritaciones gastrointestinales y trastornos nerviosos.
.- Infusión. Una cucharada pequeña de la planta -troceada- por taza. Dejar reposar durante 10 minutos y no sobrepasar las 3 tomas diarias.
.- Tintura. 25 gotas antes de las comidas.
.- Decocción. Hervir durante 15 minutos 60 g de corteza en 1 litro de agua, edulcorar el líquido y beberlo durante todo el día.