martes, 16 de junio de 2015

¡MARCEL PROUST-ESCRITOR FRANCES AUTOR DE UNA DE LAS CUMBRES DE LA LITERATURA UNIVERSAL!





Nacimiento
10 de julio de 1871
Auteuil, Francia
Defunción
18 de noviembre de 1922 (51 años)
París, Francia
Ocupación
Novelista, ensayista, crítico
Nacionalidad
Francesa
Género
Modernismo
Obras notables
En busca del tiempo perdido

Firma:

Escritor francés, autor de la obra en 16 volúmenes En busca del tiempo perdido (1913-1927), considerada como una de las cumbres de la literatura universal. Proust nació en París, el 10 de julio de 1871, en el seno de una familia adinerada.



Estudió en el Liceo Condorcet. Comenzó la carrera de derecho, 
pero pronto abandonó sus estudios para relacionarse con la sociedad elegante 
de París y dedicarse a escribir. 
Su primera obra, una colección de ensayos y relatos titulada 
Los placeres y los días (1896), es sólo discreta, 
pero muestra dotes de observador para reproducir 
las impresiones recogidas en los salones de la ciudad.

Este material lo emplearía con más eficacia en obras posteriores.
 Aquejado de asma desde su infancia, a los 35 años
se convirtió en un enfermo crónico.
 Pasó el resto de su vida recluido, sin abandonar prácticamente
nunca la habitación revestida de corcho
donde escribió su obra maestra En busca del tiempo perdido.
Esta obra de Proust describe con minuciosidad la vida física y,
sobre todo, la vida mental de un hombre ocioso que
se mueve entre la alta sociedad.
Toda la obra es un largo monólogo interior en primera persona,
y en muchos aspectos es autobiográfica.


La primera parte, Por el camino de Swann (1913), 
cuya primera edición fue sufragada por el propio Proust, 
pasó desapercibida. 
Cinco años más tarde apareció 
A la sombra de las muchachas en flor (1919), 
que resultó un gran éxito y obtuvo el prestigioso premio Goncourt.

Las partes tercera y cuarta, El mundo de los Guermantes 
(2 volúmenes, 1920-1921) y Sodoma y Gomorra (2 volúmenes, 1921-1922), 
también recibieron una excelente acogida. 
Las tres últimas partes, que Proust dejó manuscritas
 antes de su muerte, 
se publicaron después de su muerte: La prisionera (1923),

La desaparición de Albertina (2 volúmenes, 1925) 
y El tiempo recobrado (2 volúmenes, 1927). 
La importancia de las novelas de Proust reside 
no tanto en sus descripciones de la cambiante
 sociedad francesa como en el desarrollo psicológico 
de los personajes y en su preocupación filosófica por el tiempo.

Cuando Proust trazó la trayectoria de su héroe desde
 la feliz infancia hasta el compromiso 
romántico de su propia conciencia como escritor, 
buscaba además verdades eternas, capaces 
de revelar la relación de los sentidos y la experiencia, 
la memoria enterrada que de pronto se libera 
ante un acontecimiento cotidiano, y la belleza de la vida,
 oscurecida por el hábito y la rutina, 
pero accesible a través del arte.

Trató el tiempo como un elemento al mismo tiempo destructor y positivo, 
sólo aprehendible gracias a la memoria intuitiva. 
Proust percibe la secuencia temporal a la luz de las 
teorías de su admirado filósofo francés Henri Bergson: 
es decir, el tiempo como un fluir constante en el que 
los momentos del pasado y el presente poseen 
una realidad igual. 
Proust exploró con valentía los abismos de la psique humana, 
las motivaciones inconscientes y la conducta 
irracional, sobre todo en relación con el amor.

Esta obra, traducida a numerosos idiomas, 
hizo famoso a su autor en el mundo entero, 
y su método de escritura, basado en un minucioso
 análisis del carácter de sus personajes, 
tuvo una importante repercusión en toda la literatura 
del siglo XX. Otra novela, descubierta y publicada
 tras su muerte, aunque escrita entre (1895 y 1899), 
es decir, anterior a En busca del tiempo perdido, 
es Jean Santeuil (3 volúmenes, 1952)