domingo, 22 de marzo de 2015

¡¡LECCIONES QUE DEBERÍAMOS APRENDER!!

Después de perder a sus padres, este orangután de tres años de edad, estaba tan deprimido, que se rehusaba comer y no respondía nada bien a los tratamientos. 
 Los veterinarios presentían que se entregaría a la muerte. Un perro de edad fue encontrado perdido en las inmediaciones del parque zoológico y cuando lo pusieron en la sala de tratamiento, se reunió con el orangután. Ambos se convirtieron en amigos inseparables desde entonces! 
El orangután encontró una nueva razón para vivir y se esfuerza al máximo para acompañar a su nuevo amigo en sus actividades. 
Ellos viven en el norte de California y la natación es el deporte favorito de ambos, aunque Roscoe (el orangután) todavía tiene un poco de miedo al agua y necesita la ayuda de su amigo para nadar. 
 Ellos pasan todo el tiempo juntos y podemos ver por las sonrisas y la risa, cuan felices son. 
 Juntos descubrieron el lado cómico de la vida y el valor de la "Amistad". Encontraron mas que un hombro amigo donde apoyarse...... 
 Viva la Amistad !!!