lunes, 22 de junio de 2015

¡¡PALACIO DE LA PENA-TODO UN CUENTO DE HADAS!!

Sintra es una villa portuguesa del Distrito de Lisboa, región de Lisboa y subregión de Grande Lisboa, con cerca de 33.000 habitantes en su casco histórico y un total de 377.837 dentro de su término municipal. 
Es sede de un municipio con 316,06 km² de área y 363 749 habitantes (2001), subdividido en 20 freguesias. 
El municipio limita al norte com el municipio de Mafra, al este con Loures, al sureste con Amadora, al sur con Oeiras y Cascais y al oeste con el Océano Atlántico. El municipio (consejo) de Sintra tiene dos ciudades: Agualva-Cacem ,con cerca de 101.000 habitantes, y Queluz, 111.424 habitantes. La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. 
 Historia:  Fue conquistada por Alfonso I de Portugal a la Taifa de Badajoz en 1147, después de la toma de Lisboa; recibió fueros de ese mismo rey el 9 de enero de 1154.
A pesar de mantener todavía hoy su estatuto de villa, el concelho posee otras freguesias con ese status 
(Algueirão-Mem Martins, Colares, Pêro Pinheiro y Rio de Mouro), 
y dos ciudades: Agualva-Cacém y Queluz. Paisaje cultural de Sintra. 
Castelo dos Mouros Palacio da Pena Palácio Nacional de Sintra
 o Palácio da Vila Palácio da Regaleira 
o Quinta da Regaleira 
Palácio de Seteais Palácio de Monserrate 
Convento dos Capuchos 
Palacio de Queluz 
Monumento ao Bombeiro 
 Ciudades hermanadas:
  Assilah, Marruecos (desde agosto de 2006) El Jadida, Marruecos Omura, Japón Trindade, Santo Tomé y Príncipe Bissau, Guinea-Bissau Lobito, Angola La Habana, Cuba Vila Nova Sintra, Cabo Verde Petrópolis, Brasil Namaacha, Mozambique Honolulu, EE. UU. 

(Pinchad en las imágenes para ampliar)























Palacio da Pena 
El Palacio Nacional de la Peña. 
Vista del palacio y su torre. 
 El Palacio Nacional de la Peña (en portugués Palácio Nacional da Pena) fue una de las principales residencias de la familia real portuguesa durante el siglo XIX y a la vez constituye una de las máximas expresiones del estilo romántico del siglo XIX en Portugal. 
Se encuentra en la freguesia de São Pedro de Penaferrim en la ciudad de Sintra. 
El palacio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. 
Fue el príncipe Fernando II de Portugal, esposo de la reina María II de Portugal, quien ordenó la construcción del palacio de la Peña en 1836. 
El príncipe, católico de origen alemán, se enamoró de la zona de Sintra en 
una excursión que realizó junto a su esposa. 
En esta excursión, la pareja real pudo contemplar las ruinas de un antiguo monasterio 
devastado a raíz del terremoto de 1755. 
El monasterio había sido de los frailes jerónimos y fue construido, originariamente,
 por el rey Juan II y transformado, de forma substancial, 
por el rey Manuel I que, cumpliendo una promesa, ordenó la reconstrucción 
del monasterio en honor de Nossa Senhora da Pena,
 la Madre de Dios de la Peña (Palácio da Pena quiere decir precisamente «palacio de la Peña», 
en referencia a su situación sobre un cerro escarpado), 
y lo donó a la orden de San Jerónimo. 
Con el terremoto de 1755, la capital portuguesa y toda el área 
que la rodea quedó muy malograda. 
Dentro de esta área se encontraba la zona de Sintra y el mencionado monasterio. 
Estas ruinas únicamente conservaban intacta la capilla con 
un magnífico retablo de alabastro atribuido a Nicolás Chanterenne. 
Fernando de Sajonia (Fernando II) adquirió el monasterio en 1838 y, 
junto con este, la enorme propiedad de la montaña de Sintra, 
dentro de la cual se encontraban diversas villas o 
el llamado Castillo de los Moros (Castelo dos Mouros). 
La reconstrucción fue lenta y costosa, pero finalmente se convirtió
 en un recinto exuberante en el cual se pueden contemplar diferentes 
estilos que van desde el neogótico hasta al neoislámico, 
pasando por el neorenacimiento y una visión pseudomanuelina 
que convierten el espacio en un ambiente claramente exótico. 
Además, en las vertientes de la montaña se construyó un magnífico parque inglés 
que, junto con el palacio, se convirtió en un icono de la arquitectura portuguesa.
 Pronto se adaptó el palacio como residencia de verano de la familia real.
 Numerosas colecciones reales se trasladaron al palacio y a 
la vez se crearon ricos ornamentos, que fueron desde los célebres 
estucados hasta las paredes pintadas al óleo. 
Por todo esto, la Unesco declaró Sintra como Patrimonio de la Humanidad.
(Imágenes obtenidas en la red y wikipedia)
Fuentes: http://es.wikipedia.org/wiki/Sintra
http://es.wikipedia.org/wiki/Palacio_da_Pena





  Imprimir