domingo, 17 de agosto de 2014

¡¡OTOÑO EN LA PATAGONIA!!

Patagonia argentina .

 La Patagonia argentina, también llamada región patagónica, 
es una de las regiones 
geográficas de la Argentina, que comprende la parte de la 
Patagonia 
que abarca este país. La misma reúne un conjunto de 
provincias y aspectos 
naturales únicos en el mundo. 
La región también es llamada simplemente sur y es la más 
grande de todas en Argentina. 
Las ciudades más importantes son: Neuquén en el Alto Valle, 
Comodoro Rivadavia 
sobre el mar y San Carlos de Bariloche en la zona cordillerana. 
 La Patagonia Argentina presenta 
dos tipos de relieve claramente diferenciados. 


Al este es el ámbito de las mesetas, que recibe el nombre de meseta patagónica. 
El relieve es mesetario escalonado cortadas por valles fluviales y por bajos.
 La acción de la meseta no termina en la tierra sino que eleva la costa patagónica 
formando numerosos accidentes costeros como cabos, puntas, caletas, 
cuevas, islas, bahías, y distintas playas. 
La subregión de Patagonia extraandina es un punto medio entre las grandes subregiones. 
Tiene clima frío y seco, y un bioma de estepa. 
Al oeste es el ámbito de las montañas. La subregión andina coincide 
con los Andes patagónicos. Según la cantidad de precipitaciones, 
su vegetación se divide en bosque andino patagónico y bosque subpolar magallánico; 
es, también una región rica en lagos. 
Una gran parte de este territorio se encuentra formando parques nacionales. 
 La Cordillera de los Andes en la Argentina presenta tres grandes diferencias o sectores: 
Andes de Transición: al ser más bajos, los pasos fronterizos se presentan a menor 
altura y la comunicación con Chile, a través de ellos, resulta más fácil. 
Durante el invierno las nevadas provocan frecuentes cierres de esos pasos, 


que dificultan los contactos con el país vecino. 
Andes Patagónicos: aquí se concentra la mayor cuenca 
lacustre de la Argentina. 
Entre los lagos más grandes están el Buenos Aires, Argentino, 
Viedma, Fagnano y Nahuel Huapi. 
Se presentan en forma de cordones aislados, separados por 
amplios valles. 
Desde el Paso de Pino Hachado hasta la Isla de los Estados, 
donde se hunden, 
se encuentran las dos áreas muy elevadas (más de 3.000 msnm),
 separadas 
por un sector donde las cumbres no superan los 2500 msnm. 
Aún quedan unos restos de la última glaciación en el campo
 de hielo continental, 
del que vienen numerosos glaciares como el Perito Moreno,
 entre otros. 
 El Lago del Desierto y el monumental cerro Fitz Roy. 
Los ríos que nacen en 


esta cordillera tienen gran potencia hidráulica por lo que
 pueden ser aprovechados 
para obtener energía hidroeléctrica. Sobre el río
 Futaleufú se construyó 
la represa homónima, mientras que el lago artificial 
que forma ha sido bautizado 
Amutui Quimei que en mapudungun significa Belleza 
Escondida ya que sumergió 
una excepcional zona de rápidos, con el fin de sacar 
provecho de todo este potencial energético. 
Del mismo modo se han construido otras grandes 
represas tales como las de: 
El Chocón, Cerros Colorados, Casa de Piedra, 
Picún Leufú, Piedra del Águila, 
Collón Cura, y se encuentran en proyecto 
varias otras, por ejemplo 
en el curso del río Santa Cruz.
 El régimen hidrográfico de esta zona tiene dos


 crecientes anuales, la invernal por causa de lluvias, 
y la primaveral, que se produce por deshielo. 
La temperatura varía con la altura. Los vientos
 predominantes del oeste son húmedos, 
originan abundantes precipitaciones con máximas en invierno. 
Las laderas están cubiertas por bosques que llegan 
normalmente hasta el nivel 
de las nieves permanentes. 
Presentan dos pisos: el arbóreo, que puede llegar
 a superar los 20 m de altura, y el sotobosque, 
formado por arbustos como 
el notro o el calafate y cañas colihue o coligüe. 
Entre las especies arbóreas se destacan coníferas
 y nothofagáceas: el pehuén, 
el gigantesco alerce patagónico o lahuán, 
el ciprés de la cordillera, el coihue, 


el arrayán, el raulí, el radal, el ñire, el maitén, y la lenga. 
 La acción humana introdujo especies vegetales y animales
 que se han 
aclimatado y expandido por el área, como la rosa mosqueta,
 ciervos europeos, 
jabalíes, castores (Tierra del Fuego), visones y salmónidos,
 entre otros. 


Todas estas especies han sido causa importante de la
 degradación del medio ambiente patagónico, contribuyendo
 a la depredación de especies y ecosistemas nativos. 
 Áreas protegidas Para preservar las condiciones naturales 
de este ámbito, 
se hicieron numerosos Parques Nacionales, como el Lanín, 
el Nahuel Huapi 
y el de Los Glaciares, que fueron declarados Patrimonio 
Mundial Natural
 por la UNESCO en 1981. 
El Parque y Reserva Nacional Los Glaciares, protege el área de
 los glaciares que desprende hacia el este el Campo de 
Hielo Continental. 
El glaciar El Viedma, sobre el lago homónimo,
 y los glaciares Upsala, Onelli, Spegazzini, 
Mayo y Perito Moreno en el lago Argentino. 


Este campo cubre la cordillera patagónica a lo largo 
de 350 kilómetros 
y es compartido con Chile. Otros parques nacionales 
argentinos en la 
región son el de Los Arrayanes, Los Alerces, 
Laguna Blanca, Lago Puelo, 
Perito Moreno, Monte León, Tierra del Fuego, 
Monumento Nacional
 Bosques Petrificados, Bosque Petrificado Sarmiento, 
estando asimismo en la 
categoría de Patrimonio Mundial Natural 
el área de la Península Valdés. Flora


 En la cordillera y en gran parte de Tierra del Fuego 
abundan los bosques húmedos exuberantes. 
La acción de los vientos moldea los árboles zonales. 
Ya se ha hecho mención de la flora existente en la 
región andinopatagónica. 
En la estepa arbustiva de la Patagonia extraandina 
predomina el bioma de 
arbustos xerófilos bajos, en especial el neneo, la llareta, 
y el coirón. 
En el fondo de algunos valles y cañadones 
húmedos existen zonas
 excepcionalmente fértiles llamadas vegas y mallines. 


En las zonas más continentales
 (más secas por estar más alejadas del influjo oceánico) 
existen páramos que están siendo desertificados
desde fines del siglo XIX por 
un sobrepastoreo irracional (o con la racionalidad
 pseudoeconómica de ganancias a corto plazo), 
esto se ha visto agravado a fines de 2007 e inicios de 2008 por 
una sequía. Tussok, nombre dado a formaciones 
botánicas caracterizadas 
por predominio de gramíneas coriaceas cuyas alturas 
median entre el metro 
y los 2 metros. Las formaciones de tussok se 
desarrollan principalmente en las zonas 
frías aunque no constantemente nivales del Hemisferio Sur 
sobre suelos podsólicos o sobre suelos pobres 
en materia orgánica y 


en climas donde son frecuentes los vientos fuertes, motivo
 por el cual las matas son típicamente achaparradas 
y redondeadas. 
Según el tipo de suelo y la humedad existen tussoks
 secos y tussoks húmedos.
 Los tussoks húmedos son densos, con poco espacio 
entre las plantas, mientras que 
los tussoks secos presentan formaciones esteparias 
ralas con bastante espacio entre las matas. 
Ejemplos de tussoks húmedos se encuentran en 
el norte de Tierra del Fuego, 
las Islas Malvinas, en ciertas zonas de las Georgias del Sur, 


en las islas Kerguelen, en otras islas subantárticas, 
y en el sur de Nueva Zelanda; 
domina la gran Poa flabellata, cuanto más meridional 
es la distribución del tussok 
más se asemeja a la tundra. El tussok seco es característico 
del Comahue y la Patagonia 
Oriental donde predominan los coirones como la 
Festuca gracillima, el neneo, 
verbenas y jarillas. 
El páramo constituye la superficie estructural 
de un relieve tabular y 
se caracteriza por asentarse sobre suelos calizos,
 escasa vegetación, 
basada generalmente en el brezo y el matorral,
 prevalencia de cultivos de secano, 
una fuerte amplitud térmica, vientos constantes 
y una hidrografía escasa, 
aunque en muchas ocasiones aparecen grandes 
cortes del terreno por los ríos 


dando lugar a cañones. Debido a su altitud suelen ser
 frecuentes las nieblas en épocas lluviosas. 
Suelen aparecer en zonas de media montaña y en zonas 
de transición entre 
las sierras y las campiñas. En general, el clima de la región 
es árido con temperaturas 
bajas casi todo el año y fuertes amplitudes térmicas y 
lluvias insuficientes, 
determinando el bioma del semidesierto, donde predominan 
los pastos 
duros de estepa y tusacs tales como el neneo, coirón, 
y choique mamuel. 
Si bien, la zona de la cuenca del río Santa Cruz 
en su región extraandina se encuentra favorecida 
por un clima morigerado merced al fuerte influjo oceánico, 
esta es la región de las llamadas Pampas de Diana. 
Hacia los contrafuertes y pedemontes andinos también 
es importante la humedad, hasta el grado de favorecer 
la existencia de bosques, correspondientes a la bosque 
magallánico con arbóreas como lenga, cohiue de magallanes, 
ñire, canelo, etc, aunque debido a las altitudes, la franja 
húmeda cordillerana, con un promedio anual de 
precipitaciones de 800 mm, es fría casi todo el año. 
Otro rasgo típico del clima de la mayor parte de la 
provincia de Santa Cruz es el soplo casi constante
 de vientos procedentes del Océano Pacífico.



Las Foto Nro.2 (Río Pichi Traful) es de Susana E. Serrano y la 5 (Lago y Río Villarino) y 7 (bosque en paso Mamuil Malal) .

(IMÁGENES OBTENIDAS EN LA RED)


Imprimir